jueves, 10 de abril de 2008

El Ratoncito Pérez

Empezaré mis relatos sorprendentes sobre Madrid con un famoso cuento. “El Ratoncito Pérez”. Puede parecer chocante pero “El Ratoncito Pérez”, mejor dicho, una estatua de él, vive en la calle del Arenal nº 8 de Madrid, donde actualmente hay unas galerías comerciales y se puede visitar. Es una figura de metal de un ratón, con gorro de paja que observa desde una farola interior de las citadas galerías. Hay además una placa conmemorativa para el personaje y el autor del cuento, el Padre Coloma, jesuita, escritor, y profesor, entre otros de Ortega y Gasset.
El Padre Coloma recibió el encargo de la Reina María Cristina, de crear un cuento para aliviar los “sinsabores” de su hijo Alfonso, futuro Alfonso XIII, que era un “milindres” a causa de su salud delicada y lo consentido que estaba por su madre, así que cuando le cayó el primer diente, tragedión de los gordos.
El Padre Coloma creo un cuento en el que Rey Buby I (apodo puesto por la reina a su hijo) pierde un diente y lo deja bajo su almohada con una carta para el Ratoncito Pérez.
Al llegar el ratón bajo la almohada, Buby le pregunta si le puede acompañar y el ratón introduce su cola en la nariz del niño que estornuda y se convierte en ratón. Ambos van a la calle del Arenal nº 8, donde existía una pastelería llamada “Carlos Prast” y tras una montaña de queso gruyere, vive el ratoncito. Su hogar es una caja de galletas marca “Huntley” (la preferida de Alfonsito). Después de conocer a la familia del ratón y pasar un tiempo con él (para no alargar aquí demasiado el cuento), le acompaña a la calle Jacometrezo a llevarle a Gilito, hijo de una familia muy pobre, una moneda de oro a cambio de un diente caído. Buby se queda muy impactado y olvida el regalo que le dejó a él, una medalla con el Toisón de Oro. Buby, le pregunta a su madre porqué existen tantas injusticias a lo que la reina le contesta: “Buby, tu eres el hermano mayor, en eso consiste ser rey, y debes cuidar de tus hermanos pequeños para que no carezcan de nada”.
Así que todo aquel que quiera ver el recuerdo del cuento no tiene más que pasarse por la calle del Arenal nº 8 y verlo.

3 comentarios:

Chicho dijo...

Vengo del blog de Mohicana al ver tu historia....
La del ratoncito Pérez ya la conocía.....

MoHiKaNa dijo...

o_0 anonadada me he quedado¡¡¡. Pues en mi proxima visita a Madird que será el mes que viene intentaré ir a verlo por que desconocía lahistoria y que hubiera una estatua.

Biquiños.

Montse dijo...

Gracias Chicho y Mohikana por vuestra visita y espero que Mohi se pase por Arenal, 8 a conocer al Ratoncito Pérez.

Besitos a ambos y gracias de nuevo