lunes, 7 de abril de 2008

Mi mejor amiga

Hace poco tiempo sentí que mi mejor amiga era yo misma. Y la clave de todo estaba tan cerca y me costó verla con claridad meridiana.

Este año cumplo el medio siglo y no me voy a engañar, no me hacía ni la más mínima gracia. Así como cumplir los 40 fue un resurgir imponente en mi vida porque empecé a poner cada cosa en su sitio y a componer una nueva persona. Todos los conocimientos que durante mucho tiempo fui absorbiendo, salieron a la luz perfectamente organizados. Llegó la templanza, sin pasarse, pero comencé a mirar todo desde la perspectiva que da la falta de prisa. Ya no hacía las cosas gastando “El Tiempo de Planck” en meditarlas, o sea, a lo loco. Prefería perder horas y hacer las cosas con mesura para que el resultado me hiciera sentir dichosa. Pasó el momento de ir a la velocidad del sonido. Ahora había que conseguir que mi vida tuviera un “tempo” “allegro ma non tropo”.

Pero volvamos a los 10 lustros que me caen este 2008.

Me decía una amiga que había recibido un e-mail en el que se hablaba de “cierta edad” y que leyéndolo le había hecho gracia un párrafo que se me ha quedado grabado por lo ciertísimo que me resulta en estos momentos. Sé que no soy la princesa del cuento, ni espero un príncipe azul montado en un corcel blanco que me libere porque no vivo en una torre ni tengo un dragón de siete cabezas custodiándome. Sólo faltaba!!!!! ;-)

Ahora, cuando me levanto cada mañana, no espero que el espejo me devuelva una imagen de mí distorsionada. Ahora quiero verme tal cual, mi celulitis, mis canas, mis arrugas, mi cuerpo distinto. Y más aún, ahora acepto todos y cada uno de mis defectos, mis angustias, mis sinsabores, mis sensaciones. Ya no necesito la aprobación de los demás para sentirme estupendamente. Cada día duermo mejor porque actúo de acuerdo a lo que me apetece en cada momento sin sentir la presión de la opinión ajena.

Ahora que el tiempo vuela, me empapo de cada momento grato y sublimo los desagradables como nunca pensé que podría hacerlo. Sólo me importa estar a gusto conmigo misma y ello me lleva a sentir una profunda paz interior y un sosiego que me asombra. Yo, que me exaltaba por el “ala de una mosca”, ahora me tomo tiempo para relativizarlo todo. Ya no “rumio” los problemas, ahora soy consciente de la máxima hindú “Sí tiene solución para que darle vueltas y sí no la tiene, para qué preocuparse”.

En este momento no me preocupa equivocarme, es un aprendizaje más del camino que utilizo para beneficio propio, porque lo primero que hago es perdonarme. No espero que nadie me quiera por algo que no soy, me enseño tal cual soy y tengo gente que me aprecia con mis defectos y virtudes ( poquitas pero algunas tengo jejejejeje).

No me preocupa desafinar, me preocuparía más no tener ganas de cantar. No me quita el sueño lo que opinen de mi indumentaria, ya tengo mi propio estilo para vestir. Tampoco me altera la visión que otros tengan de mí. Me acepto como soy y sobre todo, me quiero. En este momento tengo a mi alrededor a la gente que quiero y que me quieren sin cargar por ello con unas alforjas que me lastrarían.

Ahora me conformo con las pequeñas cosas, la brisa del mar, los paseos por sitios que me proporcionan paz, la lluvia fina, las puestas de sol, ver las estrellas, disfrutar de la luna llena, madrugar para asombrarme con el milagro de ver amanecer y por encima de todo, seguir viviendo. Hacerlo intensamente pero con la luz que da el no tener que perseguir el éxito. Simplemente vivir y profundizar en mi interior para reconfortarme con mis propias vivencias. Las vivencias de las pequeñas cosas, de los “flashes” de felicidad que atesoro como si fueran los últimos que pasaran por mi existencia.

En resumidas cuentas, vivo como quiero, de acuerdo con mis apetencias y aceptando mis errores.

Soy mi mejor amiga y mi mejor apoyo.

3 comentarios:

MoHiKaNa dijo...

Pues querida amiga, es de mucho honor quererse tanto a uno mismo, por que aunque parezca mentira no todos saben hacerlo. Seguro que esta nueva etapa segurisimo que te ofrece muchas cosas en la vida que sabras como disfrutarlos.

Biquiños.

Jazmín Lobo dijo...

De acuerdo completamente con mohikana y aparte decirte que, te leo con mucha fuerza, contenta, animada y eso es lo mejor de todo.

Un besote.

Montse dijo...

La verdad es que estoy pasando un momento estupendo y debe ser que se nota.

Gracias a las dos por vuestras palabras.

Besitos