jueves, 3 de abril de 2008

Vuelta y revuelta a casa



Bendita Iberia que un día me dio de comer pero que ahora me hace pasar un mal rato!!!!

Cuándo volará uno con la tranquilidad de saber que vuelve a la hora prevista????

Pufffffffffff. Pues eso, allí estábamos desde las 2 de la tarde y lo que nos quedaba aún para subir. Y rezando para que encontraran la avería del motor que se había parado llegando de Madrid!!!!

Pero a qué mente pensante se le ocurre decirnos que se había parado el motor en vuelo y que estaban esperando a los mecánicos de Alitalia para que lo arreglaran?????

Se nos encogió el corazón. Sólo pensábamos a qué santo estarían ecomendados los mecánicos para que dieran con el meollo del parón motoril. Porque malo es que tu vuelo salga retrasado pero con esas expectativas se le abren a uno las cannnnnes. Jejejejeje.

Primero se tumba uno en un sillón de masaje para relajarse. Luego te dan el vale para un "refrigerio" por cuenta de Iberia que has de tomarte en el punto más alejado de tu puerta de embarque (esto lo hacen para que mientras vas y vienes, por el camino te entretienes. jejejeje).

Sacas el libro. Te aburres. Empieza a dolerte todo. Vuelves al sillón de masaje y otros dos euros (todo ello pidiéndole a San Francisco de Asís que alumbrara a los mecánicos de Alitalia, por si acaso eran unos burros o unos cerdos. jejejeje).

Otra botella de agua. Ahora lees el periódico y pasan las horas. La amable señorita de Iberia ni se asoma. Cada vez que lo hace se le aproxima una avalancha de gente y sale a la carrera. Nos deja allí con una "bulldog" griega que como si oyera llover.

Nos ofrecen otro "refrigerio" y otra vez a salir con lo que conlleva eso. Hay que pasar el control de equipajes, cacheos, quítate los zapatos, vacía el bolso...... pufffffff

Las sillas duras, el suelo más. No sabes ni cómo ponerte y allí seguimos.

Al cabo de las horas y horas y otras horas más, nos avisan que embarcamos. Es de madrugada.

Nos suben a dos buses y aligerando para el avión. No se oye ni un suspiro. Todos vamos pensando que ya era hora pero por otro lado muertos de miedo por si los mecánicos no han estado finos.

Nos cuesta colocarnos porque la gente va fatal. Pobres, hemos estado tantas horas en el aeropuerto que nos cuesta hasta caminar.

Una vez en nuestros asientos, el comandante, Víctor Alegre (todos pensamos que si él está alegre a juego con su apellido, nosotros más) nos explica que exactamente no se había estropeado el motor, que era el indicador del motor el que fallaba.

JA JA JA, a otro perro con ese hueso!!!!!! Los que llegaron en el vuelo, cuando se bajaron, ya nos pusieron al corriente y si, efectivamente, el indicador, ya, por eso su comandante, que no era el mismo que el nuestro, les había avisado que llegarían con retraso por avería en un motor.

Belén aprovecha para decirme que mejor ir con el Comandante Alegre que el que llegamos a Atenas que se llamaba "De las Peñas". Quiera que nos vaya a estrellar en algún sitio.

Sin respirar ni dios, despega el avión. Nos "atizan" el famoso pollo de Iberia, con el arroz amarillo (me acuerdo de la canción de mi agüita amarilla ;-) ) y las judias verdes que parecen tallos de rosal, están tiesos y pinchan.... puajjjjjjj

Yo tuve suerte y me dormí. Belén aguantó como una jabata y cuando llegamos a Madrid, el remate.

Nos ponen el finger del úuuuuuuuuuuultimo sitio de la T-4. Lo estaban fregando y hay que ir con cuidado para no escorromoñarse.

Evidentemente, la sala de equipajes está juuuuuuuusto al otro lado y todo el tiempo vamos caminando entre personal de limpieza del aeropuerto que nos miran con caras asesinas. Claro que las caras de los que habían perdido sus enlaces para sus respectivos puntos parecían rottweilers!!!

Porrrrrrr finnnnnnnnnnnn, las maletas!!!!!!!!!! Y ya nos esperaban para llevarnos a casa.

La estancia en Atenas???? Maravillosa pero el aeropuerto es horroroso, incómodo y no entendemos el griego. Eso incomoda bastante hasta para poner una reclamación porque no sabes ni como rellenar el impreso.

Reclamación en Madrid, justo en el otro lado de donde se recogen las maletas. Está claro que Aena debe patrocinar la maratón en España porque la cantidad de kilómetros que se hacen!!!!!!!!! grrrrrrr

Ya han contestado pero eso es lo de menos. Por mucho que te reintegren en forma de puntos para la tarjeta de Iberia Plus, o como se llame,el desaguisado de las 12 horitas, los 3 o 4 cacheos, el gasto de los sillones de masaje, el cague por el motor, el adoquinamiento del estómago con el arroz amarillo, las judías verdes versión rosal de El Retiro madrileño, los refrigerios que junto con el menú de Iberia te van a costar una úlcera y lo que has clavado los pies para que el avión despegara y aterrizara, alguien piensa en volver a sacar otro vuelo con Iberia????????

Mejor me voy en burro a La Conchinchina. Y mira que los jodíos aviones solo fallan cuando vas de vacaciones!!!!! Parece que lo saben porque cuando es por trabajo, no hay cuidado!!!!!!!!! Ayssssssssss