miércoles, 17 de septiembre de 2008

El curriculum-vitae de una señora de la limpieza

Hoy no he ido a trabajar, tenía asuntos familiares que solucionar y he desayunado con mis hijos fuera de casa. Mientras tomaba el café he cogido uno de esos periódicos gratuitos que hay en todas partes. Ni tan siquiera sé si era de hoy. Como mi ánimo estaba algo “plano”, me he dedicado a leer los anuncios de trabajo, que son una fuente inagotable de sorpresas, por las chorradas que se ponen, pero el de hoy se lleva la palma. “Ojiplática” estoy aún.

Resulta que una compañía internacional anuncia que tiene varios puestos para cubrir. Yo me he “hecho la composición de lugar” que debe ser para una cadena hotelera, por los empleos que ofrecen.

Piden, entre otros, un/a aprendiz/a de peluquería, una señora de la limpieza y un/a asistente para recepción (imagino que debe ser el típico “chico/a para todo”). Ojito a las primeras condiciones!!! “Con don de gentes y buena presencia”, toma ya!!!! Ahora para limpiar se necesita ir vestida de Louis Vuitton????? Cuanto daño está haciendo la estética de Mary-Lety!!!!!

Pero no queda ahí la cosa. Sigue el anuncio diciendo que “ofrecen discreción para las colocadas” (imagino que no se refieren a que vayan emporradas como poco o se hayan metido por la nariz hasta el rebozo de los calamares!! Jejejeje) pero en sí misma la frase tiene bemoles. Están contratando a una señora de la limpieza o a Cristiano Ronaldo?????

A continuación se les pide que envíen, junto con la solicitud del empleo, un curriculum-vitae.

Esta gente de “Recursos Humanos” no conoce fronteras. Vamos a ver. Las señoras de la limpieza saben latín para conocer el significado de curriculum-vitae???? Vamos a dar por hecho que sí y viene la segunda parte (aquí es donde mi imaginación ha hecho estragos).

Me he puesto en el lugar de la “solicitante” al puesto de señora de la limpieza (no en vano practico en casa a diario el tema y lo conozco mejor que el de aprendiz de peluquera), y me he “perdido” en las posibilidades de la redacción del susodicho curriculum-vitae, que sería…. así?:

Me llamo María Josefa pero atiendo por Pepi,Pepita y “oye tú” perfectamente.

Tengo 30 años pero con fuerza y empuje para fregarme hasta “El Paseo de la Castellana” si me lo mandan y me lo pagan.

Desde pequeña he tenido una relación especial con el cepillo, el cogedor, el estropajo y los electrodomésticos de la casa sin que hayan “salido por patas” al verme llegar.

Soy licenciada en vaporeta y doctorada en aspiradora normal y anti-ácaros.

He sido asistenta por horas de un estanquero con "posibles", de un director general de una empresa de productos de limpieza y de una señora con título que jugaba al bridge.

Interna en casa de una folclórica y no he contado ni “palabrita” de lo que estos ojos han visto.

Estoy dada de alta en Seguridad Social como asistenta desde los 20 años y no pertenezco a ningún sindicato. Las condiciones me las negocio yo mismita.

A lo largo de toda mi carrera sólo he roto 11 vasos, la cabeza de un cisne que pegué y quedó “niquelao” y los electrodomésticos han “sobrevivido” a mi paso.

He trabajado con niños sin darles una “pasadita por el gas”, con ancianos a los que he dejado que me “tantearan” el trasero y con jefes de condiciones sexuales variadas, afrontando seriamente el “día después” de alguna que otra reunión privada.

Y así podría seguir rellenando folios con “chorradas” semejantes porque para contestar al “Director de Recursos Humanos”, “lumbrera” hasta decir basta, que ha redactado el anuncio, tengo posibilidades infinitas en mi cabeza, jejeje.

Lo que daría yo por mandarle un “curriculumcito especial de la casa” y darle “en tó’l bebe” por cretino!!!!! La pena es que no me dejaría verle la cara mientras lo leyera, jajajajajaja.

3 comentarios:

Tashano dijo...

Gracias cielo , hoy me has hecho reír de verdad, y es que he recordado una etapa de mi vida, que me tuve que ganar la vida como buenamente podía, y fui a hacer de señora de limpieza a una agencia de viajes .
Cuando llevaba casi un mes trabajando y los gilipollas de los vendedores, dándoselas de Doctorados en Biología Molecular, y por supuesto no hablando con la señora de la limpieza, ya que era inferior a ellos, tuve que ir a una comida. Como comprenderás no podía ir a trabajar y volver a mi casa a arreglarme, así que decidí ir tal y como iría a la comida , y que después de trabajar ya me pintaría la cara, ellos no me vieron llegar…y cuando salía, con mi traje de chaqueta ,mis zapatos de tacón mi bolso( y aquí es donde me ha dado la risa al leerte) mi bolso de Louis Vuitton.Cuando se acerca uno de los “biólogos Moleculares”, que por azares de la vida se dedicaban a vender pisos, y me pregunta:
.- ¿señora, ya la atiende alguno de mis compañeros?, ¿puedo hacer alguna cosa por usted?
Y conteniendo el ataque de risa que me había entrado le digo muy tranquilamente
.- pues ahora que lo dice, si que puede hacer una cosa por mí, sería tan amable de no pegar los chicles que mastica a todas horas, debajo del tablero de su mesa, es que aparte de ser una guarreria, es una falta de respeto para la persona que le tiene que limpiar la mesa, o sea “yo”.
Nunca he visto a un hombre ponerse rojo, como se puso este, en cierta manera hasta me dio pena, porque yo sé quién soy, pero ¿y él?.

Un besazo.

Montse dijo...

Jajajajaja, que bueno!!!!! Es genial tu anécdota!!!!

Besitos guapa

Marta dijo...

Muy buena la anécdota,jajaja.
Menudas cosas pasan, especialmente en el mundo laboral. Daba para escribir un buen libro.

Un beso!