miércoles, 3 de septiembre de 2008

Los suecos, los genes, los alelos y la madre que los ......

Así que ahora toda la culpa es de un tal "lelo", perdón, "alelo 334"????? Es que existen otros 333 alelos en el cerebro???? ;-)

Hasse Vallum, al frente de un grupo de científicos suecos del Instituto Karolinska de Suecia (que no tenían nada mejor que hacer qué buscar excusas a un montón de señores que disfrutan poniendo toriles, jejeje.), decidieron, empezando con ratas y ratones, estudiar el comportamiento que un gen llamado "alelo 334", mejor dicho, la duplicidad de dicho gen en los hombres, producía en la relación afectiva y sexual. Cinco años de estudios, con "sotopecientas" parejas, incluyendo 550 gemelos, han dado una serie de resultados que pueden ayudar en varios e importantes campos, aunque la noticia ha saltado por la parte anecdótica del estudio.

Dice el Sr. Vallum que: "Existen distintas razones que llevan a una persona a tener problemas en sus relaciones (para esto no necesitábamos cinco años, en 10 minutillos se lo había contestado hasta "el que asó la manteca" ), pero es la primera vez que un gen ha sido asociado con la manera con la que los hombres se comprometen con sus parejas".

El "alelo 334" es el encargado de regular la vasopresina que se reproduce de forma espontánea con los orgasmos y que está presente en todos los mamíferos. El trabajo se ha centrado en "ellos" porque la hormona desempeña un papel más determinante que en "nosotras" (pues para esto tampoco precisábamos ni 2 días, ya sabemos que un porcentaje masculino alto tiene el cerebro en "el nido de la perdiz", el que está a 3 cuartas de la nariz, jajajajaja).

Del mismo modo, afecta a la satisfacción de la mujer en las relaciones con los que tienen el gen duplicado, ya que se aminora considerablemente. Y cuando hablo de relaciones, incluyo todos los apartados (hay que reconocer que cada día se gana más en el apartado sexual y en la satisfacción femenina ya que ellos ponen algo más de su parte. Será responsable la alimentación???. Así como ahora los niños son más altos, puede ser que la misma ayude a no duplicar el dichoso "alelo 334", de ser así..... Vivan los potitos!!!! Vivan los petit-suisses!!!! Y que no les den 2, que les den 400!!!! jejejeje).

No cabe duda que es un gran descubrimiento para patologías de gran envergadura en las relaciones sociales de las personas. Valga el ejemplo del autismo, aunque esta parte ha quedado como la "letra pequeña" de la noticia.

Bien, pues ya hay más cosas que hacer antes de casarse o emparejarse además del ajuar, los cursillos prematrimoniales, etc., un análisis para ver cuantos "alelos 334" tiene el "doñito".

No quiero yo cerrar este comentario sin plantearme un duda que me corroe: existe la posibilidad de que haya varones que tengan quintuplicado el "alelo 334"????? Es que hay cada "ejemplar" por el mundo que parecen tenerlos por arrobas, jejejejeje.

1 comentario:

Marta dijo...

Tienes razón, Montse, lo del autismo (y lo de la fobia social) con que se relaciona este gen, ha quedado como anécdota, cuendo es posiblemente aquello que más relevancia científica tiene.

He leído esa noticia en varios medios, buscando más datos, porque ya me olía que no era más que un titular sensacionalista, pues sé perfectamente que un gen no es capaz por sí solo de determinar conductas en las personas.La conducta depende de muchísimos más factores, y uno de los más importantes es la educación que se ha recibido.

Y en efecto, encontré que el alelo lo que hace es influír en toda la conducta social del hobre, haciéndolo más distante emocionalmente y con menos capacidad para relacionarse con los demás( de ahí su importancia en el autismo y trastornos sociales).
Un hombre que se relacione de esta forma, puede llegar a ser infiel más probablemente que otro que tenga más cercanía emocional y habilidades para relacionarse con su mujer, porque a éstos les costará comprometerse y establecer relaciones profundas con la pareja.
Y eso es todo. No es que esos hombres estén predestinados a ser infieles, ¡sólo faltaría!

Pero es más divertido para los medios, y más cómodo para los hombres infieles que "la culpa de la infidelidad esté en los genes".
Ese tipo de bromas están bien en revistas de humor cómo "El Jueves", pero decirlo en los periódicos y telediarios de la forma en que lo han dicho... es muy poco serio.

En fin... Tendremos que hacer bromas con eso y reírnos, es lo que nos queda!
Un beso!