domingo, 26 de octubre de 2008

Se equivocó la Bibiana, se equivocaba.....

Sí, Bibiana, sí, para mí que te equivocas de cabo a rabo. No sé si tus “mayores” te han contado de qué iba la vaina pero yo te haré un resumencito, ligero, así como por encima, para que asumas que si todo lo que me ofreces es que me llamen “miembra”, creo que deberías volver a tu sitio de origen que seguro que te echan muchísimo de menos. Está claro que donde no hay mata, no hay patata.

Te cuento. Yo viví la España en la que la mujer tenía que ir acompañada de su marido a un Notario para poder comprar un piso, por ejemplo, o para heredar de su propia familia, hay que joderse!!!. Cuando la mayoría de edad era a los 21 y para poder ejercer como azafata de Iberia, mi padre me tuvo que “emancipar” ante Notario, para evitar que la “autoridad paterna” pudiera bajarme de un avión aunque estuviera trabajando.

Cuando iba al colegio, rezaba pero no me ha dejado trauma alguno. Las monjas iban ridículamente vestidas con unos hábitos que pesaban quintales pero no tenía pesadillas por ello.

No tuve calculadora porque no existían, al menos de bolsillo, por no haber, ni fotocopiadoras y había que ayudar a las monjas a hacer las copias con “pez” de color morado y nos quedaban las manos moradas por semanas. Sumábamos con los dedos y luego de cabeza. Teníamos reválidas y no nos frustrábamos ni nos queríamos suicidar. De huelgas o plantes ni hablamos. Jamás llamé a ninguno de mis profesores, ni del colegio ni después, de “tú” (este tema me pone mala cuando alguien me llama y, sin conocerme, me dice: Montse, te llamamos para ofrecerte…… y ahí les corto siempre para preguntarles: Cuándo hemos paseado usted y yo las vacas juntas para que me llame de tú???)

Me atizó un “gris” en la espalda por no estar en el sitio correcto en el momento ideal, o sea, en la Gran Vía habiendo una manifestación de estudiantes de Universidad y con el porrazo y el paseo por comisaría me quedé. Sigo sin estar “tocada” por ello.

A partir de ahí, he trabajado como lo que soy, una burra, primero para aguantar a un “sexo fuerte” (como el del chiste que pide en la biblioteca un libro que se llama “Hombres: sexo fuerte” y la bibliotecaria le manda a la sección de ciencia-ficción, jajajaja) y luego para librarme de él. He sacado adelante a mi familia numerosa con la única ayuda de mi madre y sus hermanas, hasta que logré empezar a “respirar” porque la “jueza”, sí Sra. Aido, una “jueza” me tuvo enfangada en una separación durante 10 años largos y al final, ja, el pobre ya no tenía nada. Recurrí al Consejo General del Poder Judicial y “gracias” a que, esta juececilla de tres al cuarto, había dejado en libertad a otro “sexo fuerte” y mató a su novia, la trasladaron de puesto, mandándola a un pueblito de mala muerte como castigo. Estuve por llevarle kleenex a la jueza en solidaridad con ella. Evidentemente los del Consejo me contestaron, muy amablemente, al cabo de 2 años. Es decir, a burro muerto, cebada al rabo.

Ni el Psoe ni el PP me han regalado nada, lo único que conseguí durante dos años fue que el Canal de Isabel II me rebajara en el recibo del agua 1.000 ptas., al año (6 euros en la actualidad, jejeje) por familia numerosa y en la matrícula de la Universidad del mayor, un tanto por ciento, el resto, a fuerza de “riñones” guapa!!!.

Sin ayuda de nadie, más que mi propio empeño, he aprendido a “aporrear” un ordenador que me ha abierto camino en mi trabajo, porque aquí, la que suscribe, cuando quiso volver a trabajar o se ponía por su cuenta o era inservible (con 33 años dónde quería yo ir!!!! Es que hay que ver lo “iscociente” que soy y era!!!! Y además con niños pequeños!!!).

Para montarme mi propio negocio, la única ayuda recibida fue la devolución de 10 meses, un año más tarde, de las cuotas pagadas como autónomos a la Seguridad Social y eso, gracias a la Comunidad de Madrid, que el Estado no estaba a la “escucha” en ningún momento. Tuve que vestirme de “ejecutiva agresiva”, aparentando lo que no era, para conseguir que un banco nos financiara el comienzo de la actividad (creo que desde entonces tengo la nariz enooooorme) Ahhhhh, se me olvidaba!!!! Sigo sin estar traumatizada por ello, que conste.

Intenté a través de la “formación” que daba la CEE, acceder a varios cursos. Bien, los buenos se los llevaban los sindicatos y a fuerza de bemoles, me metí en uno del que salí escaldada porque me dijeron bien clarito que como no tenía carnet de la UGT, no iba a “aprobar”. Después, afortunadamente, amplié mis conocimientos de la pequeña empresa a través de la Cámara de Comercio, lo que me convirtió en “facha”, porque aquí o eres de un lado o eres del otro, no se puede ser una madre de familia trabajadora, pa qué, verdad Bibianita????

Sigo día a día, rezando para que entre trabajo y paguen. Que no me ponga mala porque lo que me paga la Seguridad Social y eso que el PP lo mejoró algo (ahora se cobra desde el tercer día y antes desde el día 16) es irrisorio y eso que me auto-subo el sueldo pagándole más, por supuesto, a la SS por aquello de que la paga me llegue para algo más que para pipas y no convertirme, el día de mi jubilación, en un “medio estorbo” para mis hijos.

Hemos pasado de que “besar era pecado” a ir conociendo el sexo como hemos podido y acostumbrándonos a buscar nuestro propio placer, divididas entre los que nos consideraban “fulanas” y los que nos tachaban de “retrógradas” (no atinábamos nunca, oye!!!!) en un mundo en el que hablar de ello casi te hacía merecedora de “la letra escarlata”.

Le estoy hablando de los últimos 30 años de muchas mujeres que igualito que yo y otras muchas en peores condiciones, han salido adelante. Se han puesto al día. Dominan el manejo de ordenadores, móviles, PDAs y demás cacharritos, sin que otra cosa que no fuera nuestro tesón, interviniera en el aprendizaje, ahhhh y con mucho menos sueldo. Y sin un Ministerio que se gastara el oro y el moro para seguir “mareando la perdiz”.

Siguen muriendo mujeres un día sí y el otro también, y no me extraña nada. En este tema solo diré, por experiencia propia, la cantidad de veces que he llamado a la policía y te sale la señorita que te dice: un momento, por favor. Como si la agredida pudiera decirle al “energúmeno”: Alto, hacemos un kit-kat que ahora no pueden contestarme. Desde ahí al resto, es una cadena de “horrores/errores”, que no mejoran. De risa, Bibianita.

Podría estar horas y horas hablándote de este tema, pero tú andas siempre tan ocupada, con pre delante y sin pre, por muchas cosas pero sin hacer nada. Mucha publicidad pero pocos, por no decir ninguno, resultados.

Cuando oigo tu nombre me viene inmediatamente a la cabeza un poema de Alberti:

Se equivocó la paloma (Bibiana), se equivocaba. Por ir al Norte, fue al Sur. Creyó que el trigo era agua. Se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo, que la noche la mañana, se equivocaba.

Que las estrellas eran rocío, que la calor, la nevada, se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa, que tu corazón su casa, se equivocaba.

Ella se durmió en la orilla. Tú en la cumbre de una rama.

 

Pues ahí estás tú, Bibianita, en la rama. A ver si te caes del guindo de una puñetera vez que nos sales muy cara!!!!!!



P.D.Ahhhh, que se me olvidaba!!! Tengo un muy buen humor (no necesito abuela, jejeje) a pesar del cambio de hora y todo esto te lo escribo en "mi blog" (aunque sigo siendo mujer de “moleskine”), que he abierto gracias a una mujer, y me enorgullezco de conocer mujeres a través de este medio, haciendo auténticas maravillas en este mundo. Y tú sin enterarte, pa qué, verdad??? pa qué (Bibianita dixit)

5 comentarios:

Aspective dijo...

Joder, solo te puedo decir "Ole tus huevos". No tacha eso. "OLE TUS OVARIOS"

Kupfernikel dijo...

Mi madre siempre ha sido una mujer de armas tomar. Mi padre sólo pensaba en tener un poco de dinero para darnos de comer. Mi madre, no obstante, ponía un empeño distinto: estudiaba, trabajaba, se sacaba el carnet. A los cuarenta y tantos consiguió un trabajo cuando el resto de las mujeres se quedaban en casa (es la cultura de mi pueblo) Casi siempre la han señalado, por "espabilada"

Mi mujer ha obtenido un título medio y un trabajo digno gracias a su tesón. A su confianza en sí misma. Gracias a que los demás no le han facilitado nada la vida ni académica ni profesional...

Estoy afortunadamente rodeado de grandes mujeres. Eso de las mujeres son el sexo débil y demás tonterías quedó atrás, aunque a mucho les pese.

Hoy encuentro en tí otro gran ejemplo de mujer luchadora, de mujer (permíteme la expresión) modelo.

Saludos

Tashano dijo...

Ole!,Ole!,Ole!Ole!Ole!,Ole!,Ole!Ole!Ole!,Ole!,Ole!Ole!...Con un par de ...y "sin palito"...,cada vez que cuentas algo, de tu vida durante los años del "mini general", es decir nuestra juventud, me siento más identificada contigo!, parece mentira como sin conocerse , dos personas pueden llevar vidas paralelas, de tal manera que casi se podría decir que son iguales, a mi padre también me tuvo que emancipar para poder entrar en Iberia, también corrí delante de los grises, en sus maravillosas cargas en la Complutense, porque claro! la condición de entrar en Iberia era no dejar los Estudios en la Universidad, con el tiempo me convertí en la perfecta impostora , para poder sacar a mi familia adelante, y no lo hice mal, acabe siendo una "loba con piel de cordero", pero me sirvió.
Fui, soy y seré el garbanzo negro en mi familia, es decir la izquierdosa, dentro de una familia...afín al régimen, mi padre era militar, pero a la que siempre estaré agradecida por haberme enseñado a ser fuerte, y no necesito las chorradas reivindicativas de mi compañera de partido pero no de ideas.
Siempre estuve en contra de la Secretaria de la Mujer, por entender que a la mujer se le tiene que dar su sitio, porque se lo ha ganado, no porque sea un ente en vías de extinción....
En fin podría estar así horas y horas, para decirte al final que, nosotras sobrevivimos a los 50, los 60, los 70, los 80, los 90, y los que vengan por delante, porque nos enseñaron a base de palos a ser fuertes e independientes, en un mundo donde la mujer estaba "en casa con la pata quebrada".
¡¡No sabes lo que te quiero amiga!!
Un beso de chocolate.

Montse dijo...

De verdad que os agradezco vuestras palabras pero está claro que no "dirigí" el comentario adecuadamente.

Mi intención no era hablar de lo bien o lo mal que he encauzado mi vida, al contrario, es la vergüenza que me dan "elementas" como la ministrilla. Sobre todo porque hay miles de mujeres en este país que han luchado mil veces más que yo y sin un mísero hombro en el que apoyarse.

En cualquier caso, gracias por vuestra visita, vuestro comentario y vuestras palabras hacia mi.

Aspective, Kupfernikel y Tashano, seguro que a vuestro alrededor hay muchas mujeres, tu madre Kupfer, tu misma Tashano, que merecen esas palabras más que yo.

Besitos encantos

Bree dijo...

¡Plaf, plaf, plaf!...aunque no lo creas, onomatopeya de aplausos...sin duda eres una mujer de banderas...escribes estupendamente, verdades como catedrales...
y la Bibiana esa...yo creo que vive en el mundo de Yupi o quizás peor...
Felicidades, pero que muchas felicidades...