domingo, 25 de enero de 2009

Asumiendo riesgos y al filo de la navaja *-*

Mari-Flori se debe haber encontrado con un neurono de buen ver y estoy como en "stand-by" sin ella. O mis propuestas no le han llegado o voy a tener que apostar más fuerte. 

Voy a intentar escribir algo con encefalográma plano que no debe ser muy difícil ,viendo la cantidad de políticos que gobiernan y promulgan leyes, y nadie se asusta, no????

Tuve un momento de lucidez ayer, mientras veía la película "Mi nombre es Harvey Milk" (que os recomiendo a todos) pero debí conectar con alguna de más que tendría alguien cerca, que ya se sabe que con el "bluetooth", se conecta con otra mente cercana y pides prestado soporte. Pero como todo lo que es provisional, nuestros destinos se separaron y perdí el soporte neuronal.

Como el sueño también había emigrado -está claro que no debo usar el desodorante ideal- ayer, para recuperarme, me acosté temprano y me he levantado tarde. En la mesa de desayuno para la cama, he puesto el ordenador, he dado una vuelta por algunos de mis indispensables (lo de dar una vuelta es una metáfora porque visitar 120 blogs es como hacer casi el camino de Santiago, jejeje) y, una vez terminado mi café, y disfrutado con la lectura de algunos de vosotros, he decidido ducharme.

Bueno, estaréis pensando, y qué???? Es que ducharse es para ti algo extraordinario? 

A ver si me explico bien que quizá no sea sencillo. Yo me ducho, claro que sí. Y además, a mayor abundamiento, de forma habitual. Es más, me lavo la melena porque sudo mucho en la cama y se me moja el pelo. Sin embargo, hasta ahora había elegido el sistema: "abro el grifo, espero que salga caliente y me ducho". Es el "modelo" más seguido por casi todo el mundo, así que he decidido probar experiencias nuevas.

Nos habíamos quedado, en el relato, que estaba en la cama. Desayunada y habiendo leido varios de vuestros blogs para ponerme las pilas y pasar un rato estupendo.

Pues bien, he puesto los pies en el suelo, y sin zapatillas, me he dirigido descalza hacia el baño que está, en estancia aparte, pero dentro de mi propia habitación. Como veréis, el inicio de la mañana ha sido de "riesgo". He dado 7 pasos descalza para abrir el grifo de la ducha para que se fuera calentando el agua. Donde yo vivo, las conducciones del agua van casi a ras de tierra, con lo que tenemos agua caliente en verano y en invierno, agua casi en cubitos.

He preparado toallas -soy la única de la casa que no le gusta el albornoz- y he ido a meter el pie. Digo eso porque después de meterlo, no recuerdo que ha sido de él, de mi pie. Al rozar el agua, se me congeló y dejé de sentirlo como mío.

Después de un "momento verdulera" con diversas plegarias y advocaciones a la madre de las calderas, del agua, del frío e incluso, incluso a los santos padres del ministro Sebastián, en unión con mis hijos, he asumido con harto dolor que la caldera estaba medio-jodida. Y digo medio porque sale agua caliente en la cocina y funciona la calefacción pero a los baños, no llega más que un chorro helado.

Bien, había que tomar decisiones, para buscar una solución, y eso es duro antes de la ducha.  

Aún consiguiendo un calefactor por el servicio de urgencias, idea que he desechado dado el coste de traer al calefactor en calesa de oro, porque si no, no me explico la tarifa, había que poner en marcha el "plan B" (imagino que es el B porque es el Bobo, el que nunca deberíamos haber tomado), porque ducharme era de obligado cumplimiento. Como dice una amiga mía, no sea que los buitres empiecen a pasearse por encima de casa cuando les lleguen mis "efluvios", jajaja.

El método escogido ha sido coger agua caliente del grifo de la cocina y traerlo al baño en barreño. Y con un cazo, "cacearme", porque lo de ducharse es otro placer que el cazo no puede ni igualar.

La cosa empieza bien, porque mojarse con un cazo no tiene excesiva ciencia, pero con el paso de los segundos, la cosa se complica. En el momento que está uno enjabonado, hay que tener cuidado para que no caiga la espuma en el barreño, y, cuando se procede a coger el siguiente cacito, el agua ha empezado a enfriarse. Y eso es peligroso, porque no se debe patear en la bañera, quiera que acabes partiéndote el lomo dentro, no sea "peor el remedio que la enfermedad".

Vuelvo a gritar para que en vez de un barreño, traigan cazuelas que, al ser metálicas, aguanten mejor el calor, mientras la piel empieza a ponerse medio morada porque estoy empapada y helada.
Llega la primera cazuela y me la echo por encima sin pensar que ahora me la traen bastante más caliente, y al entrar en contacto conmigo, el contraste ha sido brutal, por lo que emití otro berrido más, de dimensiones inenarrables. Un verdadero "sol sostenido".

A todo esto, mi baño parecía la estación de "Puerta del Sol", a hora punta. Uno entraba con cazuela llena, otro salía con cazuela vacía, goterones por todas partes, etcétera.

Cuando ya parece que lo tienes todo organizado, llega el momento de enjuagarte, de la cabeza, la mascarilla. Porque lavarla sobre la marcha, no es difícil. Enjuagarla, tampoco porque según echas agua, el jabón se va, sin embargo has puesto la mascarilla, dejándola actuar mientras tu sigues con el "momento Edad Media" y eso requiere manos para mover el pelo y las tienes ocupadas sujetando la cazuela.

He tenido que pedir ayuda a un integrante del "grupo porteador de cazuelas", solución que se me antojó, a priori, sencillísima. El problema sigue llamándose Mari-Flori, porque no se me ocurrió que para echarme agua, si mi bañera está un poco en alto, y mido 1'73, o el porteador-aguador se mete en la bañera y sorteando el "despliegue cazueleril", me arroja con cuidado el agua por la cabeza, algo que no está mal cuando tienes en tu baño una bañera para 14 y la madre, pero la mía es grande para mi altura pero no es ancha, o desde fuera, tendría que lanzarme el agua tipo "anti-disturbios" y tampoco era plan ni B ni Uve Doble.

Vista la complicación y que estaba a punto de darme una pulmonía doble, he optado por salir de la bañera, y con la cabeza agachada, hemos conseguido quitar la dichosa mascarilla que además se me ha metido en los ojos, convirtiéndome en una "rana de ojos rojos".

La salida ha sido para portada del "Vanity Fair", que está ahora tan de moda, con los pelos como una loca, los ojos como huevos con tomate, estornudando y patinando, por ir sin zapatillas, con el goteo de las cazuelas del "voy y vengo". 

Yo ya no sirvo para vivir en la Edad Media, yo necesito vivir en la modernidad. Si no es ecológico me la trae al pairo!!!! Tanto cambio climático!!! Les daba yo una ducha helada y ya verían lo que es el cambio climático!!!! Porque no sé en vuestras respectivas ciudades, pero en Sanse, a 18 km. de Madrid, ha caído de todo, agua, nieve, granizo, centellada, rayos, y, como nos descuidemos, nos tirarán un meteorito, por mucho que diga mi amigo sinespacio que Júpiter es nuestro guardaespaldas, pero cuando las cosas se ponen feas, se ponen biennnnnn feas. 

Quiero tener caldera y ducharme como lo he hecho toda la vida, es que es mucho pedir??????

18 comentarios:

Moisés Pellicer Carrasco dijo...

jajajaj, toda una odisea esa ducha. Espero que pronto se solucione la caldera. Gracias por venir a mi blog, ha sido un placer conocerte. Nos leeremos.
saludos

Esteban dijo...

En toda mi larga vida no había oido contar una cosa tan simple en apariencia como una ducha con tanto detalle y "gracejo" como lohas contado tu.

No se si la neurona se te habráido de viaje de estudios pero lo que es la maginación se la ha dejado en casa porque no la has perdido.

La proxima vez prueba a quedarte sin duchar que no pasa nada por un día.......... JE JE JE

Un fuerte abrazo,

Esteban

alma máter dijo...

¡Mamma mía!!!! qué relato!!!! ... y que frio me ha dado leerlo.
Jajaja... menuda faena. "Cómo ducharse y no morir en el intento" jajaja. Bueno, esas duchas son las que "despejan".
Un besote.

silicongirl dijo...

Cómo te entiendo!. Hace tiempo se estropeó el calentador de mi casa y encendía cuando le daba la gana.
Mi solución, pues al igual que tu pillar agua caliente de donde pudiese pero en mi caso, la tenía que calentar en la vitro porque el calentador no funcionaba en ningún lado.
Lo que yo hacía era llenar un barreño con el agua que iba calentando en la vitro y después le añadía un poco de agua fria y así ya me duchaba.
Después de ducharme, me vestía y hacía lo mismo pero para lavarme la cabeza .
Iba por partes y así no pasaba frio.
QAue te sea leve. Un besito

LOBITO dijo...

Has tenido un domingo super entretenido, no te quepa duda. Aqui también nos ha caido de todo. Pero, la ducha ha sido sin incidentes...

Mañana solo hay que ir a trabajar... tranquila.

Un beso.

sinespacio dijo...

¡Madre mía Montse!
¡que odisea! hace mucho, pero muchísimo tiempo que no escuchaba de una desventura como la tuya, en todo caso debes sentirte agradecida de tener colaboradores con buena disposición para la tarea ardua que les encomendaste.
Yo tengo la fortuna de vivir en Las Palmas de GC asi que, si se da el caso de que no funcione el agua caliente... pues una ducha fría y rápida y a otra cosa...
A propósito, gracias por la mención, es de agradecer (y de corazón) que te acuerdes de mi.
Besos mil guapisima.

Galopin dijo...

¿Has probado a llamar a las trescientas suegras del anuncio de la tele? Te lo arreglan en un plis-plás.
Por otra parte, te pido perdón por las risas que me has provocado.
Besito

SnakePlissken dijo...

jajajaja, menuda odisea Montse... yo personalmente, el día que no tenga agua caliente, me pondré ración extra de desodorante, combinado con reción extra de colonia... y si se crea una nuebe toxica, que se cree.

Luego, esta la opción B, de ir a casa de la vecina, y pedirle la ducha... quien sabe, con un poco de suerte, me acompaña y nos duchamos juntos xDDDD

MATANUSKA dijo...

hola wapaa anda que no me ha pasado esto a mi veces jajajaajajaja, y te entra un mosqueo que no puedes más. al final ducha a lo edad media

besosss

Esther dijo...

ains pobreta lo que has tenido que pasar.. jajaja .Yo tambien recuerdo aventuras similares pero en casa de mis padres cuando se acababa la botella del gas en medio de la ducha y a lo mejor no habia otra.. jaja.Ahora lotengo eléctrico lo malo sería uqe se me acabara el agua caliente de dentro y hubiera un apagón a la vez..jaja.

besitos y espero que se solucione pronto

Bolero dijo...

Montse eres una pija, sin remedio, por dios pero es q ya no te acuerdas cuando eramos pequeñas lo bien q lo pasabamos en los barreños, que no cabía mas de medio litro de agua y eramos capaces de hacer los 50 mts mariposa??
Anda y no seas tan quejica, peor lo tengo yo los findes q me quedo con mi camarera en su casa y hay calefacción, por partes como las tlenovelas, si hay en el salon no hay en el baño y claro hay q calcualr el agua del deposito pa q nos llegue pa las dos y encender el dispositicvo del calor del baño osease el secador de pelo, pq teniamos un calefactor pero el muy cabrón le dió por morirse el sabado, mira q hay dias pa morir no, el joio se muere el sabdo a las 9 de la noche
eso si q es malo, jejjeje
vale lo tuyo también, pero no seas quejica, muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

Carmen dijo...

Cuanto me he reido leyendo las peripecias que has vivido con tu ducha Medieval.

La verdad es que ya estamos acostumbrados a las comodidades de la época y no podemos vivir sin ellas.

Espero que se te solucione pronto el problema de la caldera y más con las temperaturas que tenemos.


Un besito mi reina

Magah dijo...

Montse:

Como me gusta leerte!!! Eres increiblemente cercana a partir de tus relatos.

Te deseo el mejor baño!! jaja nunca le había deseado esto a nadie.!!

En contraste al clima de ustedes, aca a tantisimos kilómetros, océano de por medio, nos estamos friendo en un sol del infierno. Hay una gran sequía, y preocupación, por cierto.

¿Que estamos haciendo con nuestro mundo, con nuestro planeta?

Abrazo mi amiga!

Sisco dijo...

Montse, desde que te conocí van pasando los dias y los post y sinceramente, en lugar de un blog escribe una pelicula, vaya cosas que te pasan.
Genial, como siempre.

Aspective dijo...

¡Que quejica!
Mira que protestar por una ducha de agua fria...
Como se nota que no eres tío... ( obvio más explicaciones)

Te sugiero otras alternativas para la próxima vez:
- Llamar al perro, empezar a jugar con él y dejarte duchar a lametones
- Id. que la anterior pero con un amante al gusto (si es bombero mejor)
- Llamar al anterior y quedar en un hotel (que pague él) y antes de, pues ducha y luego dolor de cabeza y a casita...

A tu elección.

Vitalnn dijo...

JAJAJAJAJA, espero que pronto quede solucionado...

Me llegaron tus "momentos verduleros" y fuí corriendo a abrir el grifo del agua caliente.. preparada para acompañarte, pero.. funciona!!! voy a darme una ducha por si aca!!!

Besos

Montse dijo...

Hola a todos y gracias por vuestra visita y comentario.

Os voy a contestar a todos porque la situación ha empeorado. Ahora no funciona nada, aunque me han prometido que mañana SIN FALTA (famosas últimas palabras) estarán aquí.

En este momento estamos pasando un frío "do carallo".

Tengo la nariz (digo tener por emplear algún verbo) como un témpano y las manos enguantadas y heladas.

Si mañana por la noche escribo algo, es que hemos sobrevivido, si no, seguro que salimos en las noticias así que os enteraréis.

Besos congelados pero muy cariñosos

Naida dijo...

Ja,ja,ja... da gusto llegar a casa y leerte eres tan desestresante... por Dios sigue escribiendo cada día, yo lo necesito!!

Besos!