domingo, 5 de abril de 2009

Mi historia de hoy en el Bloggercedario

Es la primera vez que traslado al blog una de las entradas que he hecho en El Bloggercedario pero me gusta la historia que he escrito hoy. 

Entré en el blog de la Magah, Palabras Descalzas, y me enamoré de la canción de Jorge Drexler, así, de súbito. 

Seguí leyendo blogs y al ver que había llegado mi momento de publicar en El Bloggercedario, Jorge Drexler aún me tenía embobada con la canción (aún tengo abierto el blog de la Magah escuchándole, no puedo parar) y la entrada cuya frase en la que me tenía que basar para la historia era: El Predictor decía que sí. 

Como Jorge se había adueñado de mis entrañas, decidí dejar volar mi cabeza y ni tan siquiera he corregido el texto. Está tal cual me lo ha dictado el propio Jorge.

************

"Todavía no sé qué hago aquí sentada, después de diez minutos de plantón, y con lo escéptica que soy yo para estas cosas de conocer gente por Internet.

Pedí un té con limón y hielo, tenía sed y para eso es mi bebida perfecta. Como llegaba con adelanto, decidí bajarme una parada antes y hacer el resto del trayecto a pie, y eso, en Madrid, significa llegar con la boca seca.

(Poner el vídeo y seguir leyendo la historia con la música de fondo, gracias)




La canción de Jorge Drexler me entretenía y la cantaba en voz baja. La había conocido a través de una amiga bloggera, La Magah, y me había entrado en las entrañas, dándome vueltas la letra, de forma constante, en mi cabeza. La música suave me envolvía de una forma impresionante. 

Con el anhelo dirigido hacia ti
yo estaba solo, en un rincón del café
cuando de pronto oí unas alas batir,
como si un peso comenzara a ceder,

se va,
se va,
se fue…

Las palabras de Jorge me recordaban que ya llevaba quince minutos de plantón, sola en un rincón del sitio donde habíamos quedado. Un pub muy bonito, decorado con mucha madera, con una luz difusa pero suficiente y la música con el volumen ideal. Si además siguieran poniendo música como ésta, se me haría infinitamente más llevadero.

Miré a la gente que había alrededor y, justo a mi lado, con cara de “carneros degollados”, había una pareja con un paquetito en la mano que imaginé sería un regalo de él a ella. Se daban besitos cortos, piquitos, y no se les borraba la sonrisa mientras Jorge seguía diciendo:

Tal vez fue algo de la puesta de sol,
o algún efecto secundario del té,
pero lo cierto es que la pena voló
y no importó ya ni siquiera porqué,

se va,
se va,
se fue…

El camarero que estaba en la barra, sacaba brillo a las copas y también tarareaba la canción que estaba sonando. 

De pronto sentí que ya no me importaba el tiempo que estaba esperando, disfrutaba de aquel ambiente, aquel té, la gente que había alrededor y sobre todo la canción.

Ya sabía yo que esas citas eran humo de cigarrillo, pero me encontraba bien, es más, prefería que no apareciera y rompiera aquel momento mágico envuelto en la canción que seguía cantando.

Volví a mirar a la pareja y, sonriendo para mí, me di cuenta que él no había regalado nada a aquella chica risueña, estaban felices y enamorados mirando como tontos un aparatito. No me cabía la menor duda que “El Predictor decía que sí”. Esos ojos de ambos, eran un presagio de lo que el predictor había confirmado y que tanto les había emocionado.

Y Jorge me seguía susurrando:

Algunas veces, mejor no preguntar,
por una vez que algo sale bien,
si todo empieza y todo tiene un final,
hay que pensar que la tristeza también

se va,
se va,
se fue…

Me acerqué a la barra, pagué mi té y con una última mirada a aquella pareja, me marché. En el momento de abrir la puerta, un hombre guapísimo entraba.

¿Eres Montse? Me preguntó

Y yo salí cantando, mientras negaba con la cabeza, a la par que Jorge Drexler:

se va,
se va,
se fue…"

21 comentarios:

RAMPY dijo...

Hola, Montse, después de un tiempo ausente ( que no es lo mismo que el Ente está aus- o sea fuera en alemán-
Vuelvo a tu casa, para disfrutar de tus artículos. Esta vez te has superado. El post me ha encantado y la música ni te cuento.
Un rampybeso
Feliz día

Isabel dijo...

Vaya, y ahora nos dejas con las ganas de saer quien era. Deberías haber entrado y te tomabas otro te, y luego nos contabas. Bueno la música muy buena, pero que sepas que me quedo con las ganas de saber como era ese hombre tan guapo y .... tan tardón. Un beso

Ruben dijo...

Hola Montse. Me ha encantado el post. Eres maravillosa. Parece una historia imaginaria pero resulta que no. Madremía. jajajaja. Un beso!

P.D. Yo no te voy a dar plantón en ninguna de tus entradas. =)

Stanley Kowalski dijo...

Me encantó este post, Montse, es muy bueno. Y además Jorge Drexler, ese talentoso cantautor, le pone la cereza al postre que es tu post.


Gracias hermosa, sos un amor.

BESOTES

Esteban dijo...

Curiosa historia... e inquietante.

Por supuesto está muy bien contada pero lo que más me ha gustado es que me ha obligado a darle vueltas al "magin" pensando en la causa de que te vayas de la cita sin intentar conocer al chico (que por cierto parece estar bueno a rabiar).

No, no quiero que me lo cuentas. ¡Dejame descubrirlo por mi mismo!

Un abrazo,

Esteban

Tashano dijo...

Hola montse, me ha encantado la historia, no se si es imaginada o vivida, pero es lo mismo, yo entiendo perfectamente que dijeras que no eras tu...yo tambien lo hubiera hecho.

Si te pasas por el Blog de premios:
http://premiosdelemundodeluthiendecalafafas.blogspot.com/

Tienes dos regalos esperandote, espero que te gusten.

Un besazo

Neutrino dijo...

Le esta bien empleado por falta de puntualidad.
La canción no la habia escuchado es muy adecuada para una velada romantica en la adecuada compañia.

Un abrazo

salvadorpliego dijo...

Se va, se va… y al final aquí está. Un verdadero gusto leerte y visitar tu blog. Te felicito.

Sisco dijo...

Muy buena canción y mejor post. Me parece bien el "no soy yo".
Ser puntual es una buena presentación y mas en una primera cita.
Saludos

Alijodos dijo...

Creo que Drexler te acompaña muy bien, entona muy bien en ete precioso post que ahas realizado...parece como si fuese drexler el que se tiene que ajustar a ti....es una historia preciosa...me ha encantado de verdad....saludos reina...encanto..preciosa...

Nuria Gonzalez dijo...

¿ Por qué te vas ? ...
AH ! ya sé... otra cita tal vez ???

Adios tristeza, adios. Me quedo con eso y con la música de fondo.

Ya te veo un poco mas animadilla
Besitos guapa.

Dean dijo...

Montse, la verdad es que me he quedado con la boca abierta y un hilillo de baba rodando, tu narrativa es espectacular, te doy una nota de 10. Por lo demás no te creo eso de que te hayas ido sin hablar con él.
Un saludo.

MATANUSKA dijo...

muy bonita entrada, es preciosa.

besos wapisima

Juancar dijo...

Menudo plantón,nos dejo con la intriga....

Un besazo

Esther dijo...

muy buen relato, eso si después de tanto esperar ¿por qué dijiste que no eras tu?

besitos

Vitalnn dijo...

uaaauuuuuu, que bueno Montse!!!

Tu impulso ha resultado ser muy especial!!!

Y me ha encantado el final.

PD. Si, fuí yo la que te dije que también ando por los madriles.

Jordi dijo...

Muy wapa la historia :)

Montse dijo...

Gracias a todos por vuestra visita y comentario.

Es una historia inventada y no tiene nada que ver con nada que haya sucedido.

El no darse a conocer la prota es simplemente porque en el tiempo que le tuvo esperando y con la canción de Jorge Drexler, se dio cuenta que no merecía la pena seguir esperando.

Hay muchas veces que es mejor estar a gusto con una misma que descubrir que el príncipe azul, destiñe, jajajaja.

Besitos encantos

Anabel Botella dijo...

Hola Montse. Un relato precioso, con un final que me ha gustado, y siempre a ritmo de la magnífica canción de Jorge Drexler. Las cosas viene y van y cada uno sabe cuando es el momento.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

Mary Lovecraft dijo...

Jorge Drexler es una delicia de cantautor, me encanta, no me extraña que te inspirara este relato tan sugestivo.

un beso linda!

Bolero dijo...

ERES GRANDE MONTSE MUY GRANDE

MUAKKKKKKKKKK