lunes, 6 de julio de 2009

De los Petromad a las nucleares y vuelta????

Recuerdo cuando era pequeña e iba a casa de mi abuelo a unos 80 kilómetros de Madrid, que disponíamos de pocas comodidades, ya que estábamos en medio de la nada.

La casa estaba entre dos pueblos, Robledo de Chavela y Valdemaqueda. La finca estaba lindando al río Cofio y a la carretera. Estaba en una ladera, en las estibaciones del monte Santa Catalina y no fue difícil encontrar un manantial que proporcionó agua buenísima, a través de un pozo.

Cuento todo esto para sentar las bases de la vida que se planteaba en aquella finca en la que vivimos momentos maravillosos a los que sin embargo no estaría yo por la labor de volver.

El pozo, como digo, estaba a unos cincuenta metros de la casa, y la faena de subir el agua en un cubo y rellenar bidones para el servicio de la casa, un día, tenía su gracia, unas vacaciones, aburría al más pintado, pero no había posibilidad de otra cosa porque no había luz. La luz es algo que dejábamos en Madrid, en nuestras casas y que en la casa del abuelo era impensable. Ni tan siquiera se veían postes de alta tensión más allá de El Escorial.

Las noches en aquella casa, tenían un rey: el Petromad. Eran unas lámparas en las que mi abuelo personalmente, echaba petróleo que se adquiría en la gasolinera, y nos daban luz. Eran las antecesoras de los camping-gas que llegaron posteriormente.

Casi sin darnos cuenta, los campos se llenaron de "señores de hierro" que sujetaban cables de tensión y que empezaban a repartir luz por todos los pueblos. A Galicia aquello llegó mucho más tarde, al menos a muchas aldeas en Galicia.

Poco a poco, y con nula información, pasamos de que se pusieran pantanos en cualquier charco, y su consiguiente central eléctrica (Saltos del Sil, Saltos del Nansa, Fuerzas Eléctricas del Segre, Hidroeléctrica Española, Hidroeléctrica de Cataluña, Saltos del Duero, Hidroeléctrica del Cantábrico, etc., por ejemplo) a la energía nuclear. No había pie a protestar, tampoco sabíamos de qué exactamente, y no era muy halagüeño el paisaje, pero no nos engañemos, en Madrid, desde mucho antes de yo nacer, en la Ciudad Universitaria, ya estaba el Ciemat (entonces llamado de otra manera) y a saber cuantas barbaridades no supimos y aquí seguimos. Teníamos una mini-central y nunca ha sucedido nada.

Yo misma tengo un buen amigo ingeniero nuclear que ha sabido explicarme como son las cosas en torno a esta energía y como han cambiado las cosas (yo misma vi en Rotterdam el tamaño de los bidones de los residuos hace 30 años y el tamaño actual, una vez tratados, por ejemplo por la española Enresa). Y, por supuesto, no soy tan elemental de asustarme y agobiarme cuando me hablan de Chernóbil. En casa ha trabajado Ocsana, ucraniana nacida muy cerca a la central y nos contaba la cantidad de años que estuvo la planta de Chernóbil funcionando sin atención, más o menos a la "buena de Dios" como se decía antes. Como me explicaba mi buen amigo ingeniero nuclear: Si se deja una cafetería abierta, con todos los aparatos encendidos y sin nadie al frente, antes o después algún cable se quemará, habrá un cortocircuito, o saltará por los aires, con la diferencia que en una central nuclear hay un mayor peligro. Pues ni más ni menos pasó eso en Chernóbil, seguía funcionando y no se hacía ningún mantenimiento.

Aquí en nuestro país, se inició la construcción de varias centrales, que se convirtieron en caballo de batalla de la izquierda, saliendo a la calle con aquellas famosas pegatinas con el smiley y la famosa frase de "Nucleares No", a la que yo ahora reconvertiría en "Nucleares Si, debes dejarnos crecer", como a los pezqueñines. Pero no deja de ser mi opinión, compartida por millones de personas en el mundo y tan respetable como la contraria. Porque las nucleares no tienen medias tintas, o sí o no, o las quieres o las odias, todo ello gracias a la mala información recibida durante tantos años. Porque así nos manejan y así nos luce el pelo.

Ahora, y hallándose en la segunda legislatura, nuestro querido, adorado y nunca bien ponderado Zetaparo, ha llegado ese momento en el que fumigan la Moncloa con algún líquido que afecta profundamente a todos los presidentes que alli habitan y se ven atacados por unas ínfulas extrañas que, en este caso, preocupantemente cada día se parece más al reverendo Jim Jones, -aquel iluminado que animó a sus seguidores al suicidio colectivo en Guayana allá por el año 1978- en una exageración que espero no se saque del contexto que trato de exponer, acaba de descubrir que él, y sólo él, va a abrirnos los ojos y nos va a hablar de todo lo que hasta ahora nadie nos ha hablado.

No estaría mal si de la energía nuclear no se hubiera malusado y abusado para fines políticos y como arma arrojadiza, algo que ahora quiere hacer igualmente. Es más, ahora quiere bailarse un zapateado en la tripa vacía del pueblo, al son de una tesis doctoral que piensa darnos sobre el tema, él que sabe más que nadie de todo, a las pruebas me remito lo bien que nos va todo gracias a su experiencia en todos los campos. Porque ya dijo él mismo que escribir es fácil, y yo, que soy así de respondona le contesto que hablar mucho más, y aún más, que la ignorancia anima a la lengua en demasía y su mejor ejemplo está resultando él.

Sin embargo ha empezado mal y terminará peor. Ha iniciado la andadura contraviniendo la opinión de los que saben, y ya son muchos los que le llaman la atención porque el pecado de la soberbia y la prepotencia en personas con poca capacidad, como él, le hacen quedar aún más en ridículo. Ya es tan flagrante, que el propio Felipe González, un día sí y el otro también, sale a la palestra para recordarle que un país no es jugar con los legos y que no se pueden tomar decisiones tan a la ligera, porque las consecuencias las paga el pueblo. Es más, no las paga sólo hoy, las paga durante años. Él desaparece pero aquí nos quedamos todos con el pañal arremangao por culpa de un visionario que no se tomó la medicación a tiempo. Por cierto, una delicia leer el blog de Jordi Sevilla y mejor nos iría si "Mesié le Presidan" lo leyera también, porque aprendería un poquito.

Y cuando digo visionario, lo hago y no me desdigo. Son muchas las voces dentro de su partido que por activa y por pasiva, a diario, le recuerdan que no se puede hacer oídos sordos a todo. Que no se puede uno creer que está por encima del bien y del mal. El propio Felipe González le decía que dejara de culpar al partido de la oposición y que llevara propuestas al Parlamento que era su obligación, pero propuestas con contenido. Leyes con fundamento. Decretos con salidas para los problemas que tenemos planteados, que luego si la oposición no estaba a la altura, serían ellos los que quedarían retratados. Pues que si quieres arroz, Catalina.

Ante todo esto, el ha decidido no sólo cerrar Garoña, sino subirnos la luz porque la liberalización es cierta pero el precio de referencia lo fija el Gobierno y ha empezado subiéndolo un 2%, y seguir invirtiendo en "molinillos" que ya sabemos que es "pan para hoy y hambre para mañana" porque es energía carísima y no se puede "guardar", pero a él le gustan los molinillos y quiere molinillos y hay que poner molinillos aunque nos arruinemos todos. Ya, ya sé que no se llaman molinillos, sé que se llaman aerogeneradores. Mi hijo mediano trabajó en Gamesa, en Galicia y esa lección la
aprendí, sin embargo a mi me gusta decir molinillos porque el nombre pega más con el resultado. Mueves el molinillo, pasas la energía, y luego lo tienes que parar porque no puedes guardarla, no puedes almacenarla. ¿Para qué leches queremos los molinillos entonces? Que nos lleva de cabeza al Petromad y me niego, me niego y me niego.

Es que los de izquierdas en Francia son gilipollas y no se ponen la pegatinita de las nucleares porque son menos listos que los de izquierdas de aquí???? Y cuando digo los de izquierdas franceses puedo hablar de los de izquierdas de medio mundo que viven tan divinamente, con una energía más barata y se dejan de demagogias de tres al cuarto.

Los franceses se frotan las manos pensando en que les vamos a comprar mucha más electricidad de sus nucleares, porque no se quién nos ha engañado diciendo que exportamos energía y alguien se lo ha creído, y están hasta dispuestos a construir otra nueva con el cierre de Garoña.

Y, en cuanto a los aerogeneradores, vulgo molinillos, van a tener razón los ecologistas cuando dicen que además de no servir para dar energía barata, se matan las aves con ellos.

Pues como se entere Zetaparo, en otro ataque de iluminación supremo se lía a desmontar molinillos, con la millonada que nos hemos gastado y de paso hundimos Gamesa también, no sea que nos quedemos sin pajaritos, porque pajarracos tenemos por arrobas, que no hay más que ver como están los juzgados, lo que sucede es que esos nos vuelan. A esos les pesa demasiado el buche como para levantar el vuelo.

Casi mejor que no se entere del tema de los molinillos que con el desastre de Garoña ya tenemos suficiente, porque al reverendo José Luis Rodriguez le damos ideas y como bien dijo Alfonso Guerra en su momento, a España nos la deja que no la conoce ni la madre que la parió.

Algún día me entretendré en poner con detalle lo que nos ha costado que a la corista (1) le prive "La Mareta". En su momento la Familia Real, que la había recibido como regalo de Hussein de Jordania, la entregó a Patrimonio, porque los trabajos para repararla eran demasiado costosos para el poco uso que se le daba. Sin embargo a la corista la importa un pepino, porque no sale de su bolsillo, gastarse casi tres millones de euros en arreglarla. Le gusta el clima, le gusta bucear y le gusta el sitio, ¿alguien da más?

(1) Corista: Según el Drae: 1.- com. Persona que canta en un coro, especialmente de ópera o zarzuela.
2.- En revistas musicales y espectáculos similares, mujer que canta y baila en el coro.


Esta salvedad la hago, porque al referirme a "La Sonso" como la corista, quiera que alguien piense que me refiero de forma despectiva, y nada más lejos de la realidad. Esta señora, de no ser porque su marido está donde está, habría cantado bastante menos y bastante más cerca. Aún recuerdo que este invierno la pagamos 4 "soirées" en París yendo y viniendo a diario en el Falcon, un día la acompañaba Elena Benarroch -también a costa nuestra- y otro, alguna otra amiga, porque qué mejor que llevar a las amigas a verte en París como estás dentro de un coro cantando???? Por eso la llamo corista, porque canta en un coro. A ver si de paso este verano apretamos un poco con las niñas que llevamos las notas un poquito bajas. Que la mayor, sobre todo, va raspando, por no decir otra cosa!!!! Miedo me da que nos suspendan las dos y las tengamos que pagar 2oo profesores especiales mientras ella se va a cantar "La zapaterita" o "Molinos de Viento".


9 comentarios:

RAMPY dijo...

Da gusto leer tus post, Montse, porque aunque sean largos como un día sin pan dices verdades como templos egipcios
Un rampybeso

Rosemildo Sales Furtado dijo...

Olá amiga! estava dando umas voltinhas, quando avistei teu espaço, invadi, gostei e não resisti em dizer-te que tens um belo blog e tuas postagens são maravilhosas. Espero voltar mais vezes.

Ah! Põe um tradutor que fica mais fácil para entender e comentar.

beijos,

Furtado.

Menda dijo...

Pues anda que no andamos perdidos con el tema de la liberalización de las suministradoras de energía.........

Stanley Kowalski dijo...

Realmente Montse, no tengo una opinión formada al respecto, ni siquiera en mi país.


BESOTES HERMOSA!!!

Dean dijo...

Pues yo no soy de derechas y pienso parecido. Además, se les ocurre cerrar una planta de producción justo ahora que lo que se debe es generar empleo. Sería como cerrar internet (como pretenden chinos, iraníes, norcoreanos)porque conlleva riesgos para los jóvenes con las redes sociales y para los niños con las paginas xxx.
Son tan catetos que no se enteran de nada, deberían contratarte a ti para que les expliques de que va la cosa, porque tienes más idea que ellos y lo expones aún de la mejor manera.
Un saludo.

SONVAK dijo...

Amén!!

m4n010 dijo...

Corista: dícese de la mujer que canta en un coro.

Zapatero: hombre que arregla o vende zapatos.

Así nos va...

Nuria Gonzalez dijo...

Hola, hola, ya estamos de vuelta.
Mi niña, nos hemos acordado de tí un montonazo de veces.

Ya veo que tu retiro a las alturasw te sienta de maravilla porque sigues atacando al corazón del dragón.

Yo, que soy de energía limpia, eso de las nucleares nunca fueron santo de mi devoción. Aunque reconozco llevas toda la razón del mundo en cuanto al coste de la energía eólica. Apuesto por la energía solar cuya materia prima es gratis y el coste de las placas solares se amortiza en pocos meses.
Creo que nuestro Presi se esta equivocando en la toma de algunas decisiones y éste caso es uno de ellos, pero el que tiene boca, se equivoca y el pobre va un paso atrás de la realidad.

Ay!! lo que me he reido con nuestra prima Leti. ( en tus posts anteriores ). Tú sabes mucho.... eh!! pillina. ¿¿ No le estarás haciendo la declaración de la renta a nuestra prima y familia ?? !! Verdad !! JAJAJA

Un besazo guapetona. Voy a seguir buceando por ahí.

senovilla dijo...

Ronda rápida la de hoy, pero no sin dejar un fuerte abrazo y:

Saludos Sanfermineros.